lunes, 18 de diciembre de 2017

Recoge libro el origen y gestación del movimiento estudiantil de 1968


Periódico La Jornada Lunes 18 de diciembre de 2017, p. a13

En 2018 se cumplen 50 años del movimiento estudiantil en México y se efectuarán las elecciones presidenciales. En ese contexto se pone en circulación el libro Caramba y zamba la cosa, el 68 vuelto a contar, de Francisco Pérez Arce (Tepic, Nayarit, 1948), crónica-testimonio personal de los acontecimientos previos al trágico suceso del 2 de octubre en Tlatelolco.

“No se trata de un análisis ni de una crítica de los hechos, sino más bien de una crónica personal en la que se relata cómo veo y viví el movimiento, además de integrar historias que son testimonio de la resistencia de los jóvenes estudiantes de aquel entonces”, explicó el autor durante la presentación que se llevó a cabo el sábado como parte de las actividades de la Feria del Libro en la Alameda Central, organizada por la Brigada Para Leer en Libertad, la cual concluyó ayer.

El libro habla sobre todo de la rebeldía estudiantil, expresó Pérez Arce. “Lo que suele recordarse del 68 es su final trágico, que hoy sabemos fue un crimen de Estado, cuando el Ejército disparó contra los estudiantes; sin embargo, lo que se recuerda poco es lo que pasó en los meses de julio, agosto y septiembre, antes del 2 de octubre, y cómo es que se desarrolló y organizó el movimiento”.

Desde el origen

El libro se propone abordar esos meses desde una óptica que implica los ánimos de alegría y rebeldía en el desarrollo del movimiento; así como de la constante represión del gobierno mexicano contra el movimiento, explicó el autor.

Se narra el origen del movimiento, la pelea de un grupo de estudiantes en La Ciudadela, la cual fue controlada “no por unos cuantos policías, sino que se enviaron dos camiones de granaderos, lo que desembocó en una absurda y excesiva agresión”.

Igual se hace la crónica de la indignación que provocó ese hecho y de la marcha de protesta, dos días después, el 26 de julio, que coincidió con la manifestación para conmemorar la revolución cubana. “Y de cómo, de nueva cuenta, los estudiantes son golpeados en su intento por llegar al Zócalo, y en el que se ven involucrados estudiantes de las preparatorias aledañas, que iban saliendo de clases y que no iban con la marcha, pero que también fueron agredidos”.

Pérez Arce detalló que en el libro se hace referencia, entre otros hechos, al bazucazo a la Preparatoria 1, a la toma de la misma por el Ejército, a la toma también de la Vocacional 5, a la protesta conocida como la Marcha del Rector y la Marcha del Silencio, a la suma de otras universidades al movimiento, a las demandas de los estudiantes, entre las que destacaba libertad a los presos políticos, “que implicaba no sólo a los estudiantes, sino igual demandaba la libertad de los ferrocarrileros, maestros y médicos, cuyos movimientos también habían sido reprimidos”.

Sobre todo, dijo el escritor, “los estudiantes exigían un dialogo público, con un presidencialismo autoritario y vertical, frente al nivel de agresión sistemática al que llegó el Ejército en unos cuantos días”.

Asimismo, se habla de las brigadas estudiantiles que todos los días salían a repartir volantes y a hacer mítines relámpago y pintas, “era una especie de fiesta cultural”, pero también era una forma de contrarrestar el control de la información, “ya que la radio, televisión y prensa escrita, con honrosas excepciones, estaban controladas, casi en su totalidad por el gobierno”.

Editado por la Brigada Para Leer en Libertad, Caramba y zamba la cosa, el 68 vuelto a contar, fue regalado a los asistentes a la presentación. También se puede
descargar de manera gratuita. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario